Oraciones Poderosas y Magicas

.
.
.

sábado, 28 de julio de 2018

A LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS, ORACIÓN PARA SOLUCIONAR UNA SITUACIÓN GRAVÍSIMA

 
Sagrada Virgen María
fuente inagotable de salud y bienestar,
templo de piedad y de clemencia,
y Madre de todos los Desamparados.
 
 Azucena de fragrante virginidad
que excedes a los Angeles en pureza,
monte de santidad, que superas
a todos los santos perfección,
 Reina del cielo, Señora de lo creado,
y Madre dignísima de Dios.
 
Atiende mis súplicas, aboga por mi
 y alcánzame lo que tan fervientemente
hoy ruego a tus pies,
para mayor gloria tuya y del Señor.

No atiendas a mi indignidad
por los muchos pecados que he cometido,
sino inclina tu corazón piadoso
a la situación que tan gravemente me aflige.
 
(Hacer un ruego o petición a la Virgen)

Te suplico, Señora,
que la alabanza que con tanta razón
has merecido siempre
de ser Madre y refugio de pecadores,
se conserve, y hoy seas mi refugio,
mi amparo, mi cobijo,
y que por tu bendita mediación
 reciba yo el socorro que tanto necesito,
y que tu, abundantemente repartes
entre todos tus devotos.


No dilates, Señora, tus misericordias
dónde hay  tanta necesidad,
posa tu mirada benevolente
en este pobre pecador
que toda su fe a ti recurre
en un momento de desesperación,
afligido por sus penas,
y sumido en la más profunda de las tristezas.
 
Soy tu hijo, Madre mía,
mi amor y veneración por ti
es grande, sincero y devoto,
y tengo la certeza de que no has de dejarme
sin respuesta y en el abandono.
 
 
 


miércoles, 18 de julio de 2018

MILAGROSA ORACIÓN PARA PEDIR A DIOS SALIR DE MALAS RACHAS, PENAS Y AFLICCIONES



Altísimo Dios de cielos y tierra,
Padre de bondad y misericordia infinita;
humilde me postro ante tu divina presencia,
arrepentido de las malas acciones 
que he realizado a lo largo de toda mi vida
y solicitando tu perdón
por las veces que te he ofendido.
 
 Es grande mi aflicción y mi pena
y recurro a tu Misericordia Divina
porque me siento castigado por la vida,
sufriendo muchas pérdidas,
tanto afectivas como económicas,
acosado me veo por todas partes de infortunios,
problemas y tribulaciones...
 
(Presenta al Señor tus aflicciones,
y desahoga con Él tu corazón,
pero con resignación y humildad.)
 
Creo, Dios mío, que nada sucede
por casualidad en este mundo;
sino que todo viene regulado y dispuesto
por vuestra amorosa Providencia.
 
Creo que todos estos golpes,
por sensibles que sean,
vienen todos dirigidos de lo alto para mi,
bien para que abra los ojos
y enmiende mi vida desarreglada,
o para que me purifique de mis culpas
pasadas en este puratorio lento,
o para que, llevándolo todo
como venido de vuestra mano,
me labre una corona de gloria inmortal.
 
Justo será, pues, que me resigne;
Sólo tu conocéis lo que más me conviene; Yo no.
 
Siendo tu, mi Padre omnipotente,
y amándome con un cariño infinito
más tierno que el de las madres más amorosas
por sus preciosos hijos,
no dudo que en estas adversidades
 tendré tu ayuda y protección
para salir airoso y triunfante.
 
Lo creo, amable Padre mío,
y por más que la naturaleza lo sienta,
y apetezca lo que no le conviene,
me someto a tu santísima voluntad.
 
 Por dura y pesada que parezca,
beso y bendigo esa mano paternal,
no menos justa cuando castiga
que cuando premia,
no menos amorosa cuando atribula,
que cuando halaga,
no menos sabia cuando otorga
que cuando manda,
no menos solícita de mi bien cuando me abate,
que cuando me levanta.
 
Si con la prosperidad me he perdido,
haz que me salve en la adversidad!
Hágase pues, Señor, en mí
según tu santa voluntad.

En reparación de los actos cometidos
que no hayan sido de tu agrado,
infinito y santísimo Dios y Señor del universo,
me postro para adorarte,
como hombre redimido
con la preciosa Sangre divina de tu Hijo
porque sé que tu piedad es infinita
y que seré colmado por ti a cada instante
de nuevos e infinitos favores.
 
 Para darte hoy las gracias,
quiero ofrecerte Padre y Señor mío,
aquel Santo Santo, Santo,
que te entonan los ángeles,
tantas veces como estrellas tiene el cielo,
hojas los árboles y gotas de agua y arenas el mar;
tantas veces cuantos son los actos de amor purísimo
que os dirige María Santísima,
y cuantas son las perfecciones
que encierra vuestra divina esencia.
 
Amén.




sábado, 14 de julio de 2018

PLEGARIA AL SOL AL COMENZAR EL DÍA

 
Glorioso sol que te levantas
y llenas el aire de rayos cálidos:
 
Eres el sanador supremo,
el creador de cada día

que nos llena de rayos saludables,
fuente de vida para nuestra especie.
 
Sin tu presencia vivificadora
a la oscuridad estaríamos confinados.

Eres el portador de luz,
el confortable dador de calor,
que cura nuestro malestar.

Testigo y centro de este universo sagrado,
todo lo iluminas con tus llamas
trayendo resplandecientes remedios,
desterrando nuestros miedos y males.

Protege nuestros cuerpos y nuestros espíritus
de las enfermedades y de la oscuridad.
Envíanos buena salud
y da brillo a nuestros corazones,
ahuyentando nuestros temores,
para ello, acepta mi ofrenda
 de aromático vino y fragante incienso.

Escúchame, deidad dorada,
cuyo ojo de gran alcance
con una amplia sonrisa,
ilumina todo el cielo,
Auto nacido, incansable en la luz difusa,
y a todos los ojos, espejo de placer:

Origen de las estaciones,
irradiando luz desde lejos:
 fuente de la luz de la mañana, 
y cuando desapareces, creador de la noche.

Sol ágil y vigoroso, portador de la verdad,
veloz y brillante alrededor del cielo corres.
Enemigo de los crueles,
pero radiante guía de los trabajadores
que propicias fecundidad y buenas cosechas.


Padre de las edades,
guía de obras prósperas,
comandante del mundo,
soportado por lúcidos corceles,
en un mundo, que busca la luz.

Fuente de toda existencia,
puro y ardiente brillante
portador de fruta,
creador todopoderoso de años,
ágil y cálido, a quien cada poder venera.

Gran ojo de la naturaleza y del cielo despejado,
que con llamas ardientes elevas
el poder de la justicia, hermosa, dorada viga,
gran centro del mundo, y sobre todo supremo.

Fiel defensor de la vida y de la luz,
que propicias los trabajos místicos con tu brillo
y bendices a tus suplicantes con una vida divina.

Tú me guías, Sol brillante,
y despiertas mi corazón, mi alma.

Cuando el mundo se oscurece, espero un momento
para que vengas; con tu cálida sonrisa
a llenar el aire de luz,
a llenar mi corazón,
con verdad y belleza,
 y con el arte gentil
de aprecio, de la compasión y la alegría,
tres metales que son la aleación perfecta.
 
Padre Sol, Bendíceme en este nuevo día.

 

 

 

viernes, 13 de julio de 2018

ORACIÓN A SAN APOLINAR DE RÁVENA PARA LA SANACIÓN DE UN ENFERMO


Su festividad se celebra el 13 de Julio.

Glorioso San Apolinar,
primer obispo de Rávena,
discípulo de san Pedro
y mártir santo de Nuestro Señor Jesucristo.
 
Los muchos milagros que Dios realizó
siendo tu el medio para ello
son muestra del gran favor, estima
y predilección que gozas ante Él.

Curaste a la esposa de un oficial
de manera tan milagrosa
que se convirtieron a la verdadera fe,
también lo hiciste con el sordo Bonifacio,
y con todos los que a ti acudían con verdadera fe
y en busca de milagrosa curación.


 
Tantas persecuciones, capturas y torturas sufriste
acabando martirizado, que Dios te ha elegido
como uno de sus favoritos
para seguir realizando curaciones milagrosas
después de tu muerte y ya disfrutando
de la gloria junto a Él.
 
A ti acudo Santo mío
para que por tu santa intercesión
Nuestro Señor realice el milagro de la curación
en ____________
(decir nombre del enfermo)
devoto tuyo, que sufre enfermedad, males y dolores
de los que quedará sanado,
gracias a tu poderosa intervención y mediación,
porque su fe en ti es grande
y tu ya conoces lo mucho que ha padecido.
 
Te ruego santo obispo de Dios,
a ti, que vida tanto sufriste,
que deposites tu mirada piadosa
en ____________
y le concedas el don de recuperar la salud
si es para bien de su alma
y para mayor gloria tuya.
 
Amén

Su festividad se celebra el 13 de Julio.


 

lunes, 9 de julio de 2018

ORACIÓN DE LOS HIJOS PARA PEDIR POR SUS PADRES


¡Padre nuestro, que estáis en los cielos,
y por tantos títulos merecéis
el regalado nombre de Padre!
 
No te olvides de los que a mi me dieron la vida,
a los que tienen  su amor en mi depositado 
y son vivas imágenes de tu divinidad en la tierra.
 
Vuelve tus ojos paternales a aquellos
a quienes diste el nombre y las entrañas
de ser padres, amantes y protectores.
 
¡Solo tu sabes los muchos desvelos y trabajos
que han sufrido por mí!
 
A ellos, después de a ti, debo cuanto soy,
y todo cuanto tengo.


 
Haz, pues, que yo les tribute aquel amor,
respeto, obediencia y socorro que le son debidos, 
que tu mismo tributaste a María y a José,
criaturas santísimas,
que te amaron sin límites
y cuidaron de ti protegiéndote siempre.
 
Conserva por mucho tiempo la salud y vida
a mis queridos padres, derramando sobre ellos
toda suerte de bendiciones temporales y espirituales,
preservándolos de todas las desgracias,
males, desavenencias e infortunios.
 
No lo permitas, dulce Jesús mío,
no permitas tampoco que se opongan jamás
a los designios amorosos que tu tienes sobre mí;
antes bien haz que conformando
su voluntad con la vuestra,
me ayuden a conocer y seguir mi vocación,
y alcanzar así la eterna salvación,
para alabaros en compañía suya
y glorificaros eternamente.
 
Amén.


SÍGUEME EN FACEBOOK

.
.

Mi lista de blogs